Los cuidados al cuerpo deben ser la prioridad para nosotros, pero muchas veces no lo tomamos en serio y esperamos que suceda algo grave para poner manos a la obra, pero nuestra idea es que tengas la información a la mano para prevenir las diversas enfermedades.

Saber qué es la tensión ocular y como prevenir es la mejor herramienta que puedes tener en tus manos, además de que puedes ayudar a familiares y amigos al contar con esta información, es responsabilidad de todos el velar por la salud visual, porque cuidemos nuestra visión de la manera adecuada.

¿De qué se trata este problema?

En términos un poco coloquiales, es esa fuerza que ejercen los fluidos dentro de nuestros ojos, que específicamente son el humor vítreo y acuoso, cuando esta fuerza se incrementa bruscamente estamos hablando de tensión ocular aumentada.

La cavidad está llena de estos líquidos, porque ellos permiten que nuestro ojo no pierda su forma circular. El humor acuoso es lo que puede causar un incremento indebido de esta fuerza, además es muy importante ya que mantiene lleno de oxígeno la zona, proporcionando gran parte de los nutrientes que se necesitan para la salud de este importante sentido.

Al saber qué es la tensión ocular, lo puedes definir como la formación y eliminación del humor acuoso dentro de nuestro ojo, que puede causar muchísimas enfermedades o padecimientos que se convierten fácilmente en algo crónico, por lo que es de cuidado y debes tener asesoría médica desde que comiences a sentir algún cambio.

Normalmente se mantiene entre 10 y 21 mmHg tras medir con un tonómetro, al superar estas medidas puede estar en grave peligro nuestra visión, llegando a sufrir un glaucoma, es algo muy silencioso por lo que la prevención y monitoreo medico es clave.

¿Qué puede causar la tensión ocular?

Hay factores que te hacen persona de riesgo: La edad, si eres diabético, antecedentes familiares con padecimientos como glaucoma y ceguera e incluso de miopía, así que debes tener en cuenta esto cuando vayas al médico, hacérselo saber para que haga todas las pruebas necesarias.

Además, el tonómetro actual no entra en contacto con el ojo y muestra toda la información necesaria para saber si la padeces. He allí la importancia de un eficiente tratamiento ante cualquier cambio, buscar el médico que nos genere confianza y tenga experiencia en estas enfermedades.