En algunas ocasiones nos damos cuenta de lo importante que es la visión cuando ya la tenemos en peligro o afectada, por lo que resulta muy importante tomar precauciones en caso de ver algún deterioro y acudir al oftalmólogo para que realice una exploración y nos indique una solución que mejore la calidad visual.

Las diferencias entre miopía y astigmatismo son varias, pero para simplificar podemos explicar qué es cada una y cuáles son sus síntomas, con eso tendremos la base para entender mejor estos problemas de visión tan frecuentes.

¿Qué es la miopía?

La miopía es uno de los llamados defectos de refracción. El ojo actúa como una cámara fotográfica, y en su interior encontramos una serie de “lentes” que si funcionan correctamente enfocan la imagen en nuestra retina, lo que hace que nuestra visión sea nítida. Estas “lentes” son la córnea y el cristalino fundamentalmente.

Pues bien, si por cualquier motivo (problemas en estas “lentes” naturales, ojos más grandes de lo normal, etc.), el ojo no es capaz de enfocar la imagen exactamente en la retina, sino que ésta queda por delante de ella, estamos ante una miopía. El resultado será que la visión será borrosa, tanto más cuanto mayor sea el grado de la miopía.

Este defecto se manifiesta en visión lejana, sin embargo, los miopes suelen tener muy buena visión de cerca. Para corregir la miopía colocamos lentes delante del ojo (gafas o lentillas), con el fin de modificar el lugar en donde se enfoca la imagen, para que ésta lo haga exactamente en la retina y veamos de manera clara.

También existen procedimientos quirúrgicos que pretenden modificar algunas de las lentes naturales que tiene el ojo, fundamentalmente la córnea, para que puedan enfocar las imágenes en el lugar apropiado de la retina, es lo que conocemos como cirugía refractiva.

¿Qué es el astigmatismo?

El astigmatismo es otro defecto de refracción. En este caso existe una alteración en la curvatura de la córnea (recordemos que es una las “lentes” naturales del ojo), de manera que tampoco es capaz de enfocar la imagen de manera nítida en la retina.

El resultado también será una visión borrosa, pero en este caso afectará tanto en visión lejana como cercana. El tratamiento también es similar, mediante lentes que hagan que la imagen pueda enfocarse en la retina, o la realización de cirugía refractiva.

Si sientes que no ves como deberías ver, no dudes en acudir a nosotros. Te ayudaremos a prevenir y a tratar cualquier problema que afecte a tus ojos.