Todo nuestro cuerpo con el tiempo va cambiando y envejece, uno de los sentidos en que más notamos estos cambios es en la vista, por lo que aconsejamos seguir ciertos consejos para la vista cansada, como una alternativa para mejorar esos hábitos que deterioran tu calidad visual.

Lo más frecuente con la aparición de la vista cansada o presbicia es que la persona deja de ver de cerca y necesitará gafas, esto aparece en torno a los 40 años, y suele aumentar hasta que se desarrollan las cataratas.

¿Cuáles pueden ser los síntomas?

Tal como decíamos, la edad y el trabajo tienen mucho que ver en la vista cansada. Usualmente la persona además de ver muy borroso de cerca, suele tener otros problemas como  ardor, lagrimeo e incluso dolores de cabeza, lo que sin duda termina siendo un impedimento para el trabajo o cualquier otra tarea.

Estos síntomas pueden mejorar si tenemos unos buenos hábitos de higiene visual, que comentaremos a continuación:

Consejos para mejorar los síntomas de la vista cansada

  • Es importante graduarse bien y usar la corrección óptica que sea necesaria, para ello debe acudir a su oftalmólogo que realizará una exploración ocular completa. Hay pacientes que necesitan gafas solo para cerca, otros pueden usar bifocales (para cerca y lejos) y otros usan lentes progresivas (sirven para todas las distancias).
  • Si se realiza trabajo de cerca durante un rato, es importante hacer descansos. Aproximadamente cada hora de estar fijando la vista, es bueno descansar unos minutos. El descanso debe consistir en cerrar los ojos, o mirar a lo lejos, no tiene sentido dejar de mirar el ordenador por ejemplo, y ponernos a mirar el móvil para descansar, ya que así los ojos no se relajarán.
  • Siempre que estemos trabajando y fijando la vista, es fundamental tener una buena postura y posición de nuestra espalda y cuello.
  • Su oftalmólogo le dirá si además de esto necesita algún tratamiento específico, fundamentalmente con lágrimas artificiales, para hidratar nuestros ojos mientras estamos trabajando, ya que el trabajo visual mantenido suele provocar sequedad ocular.
  • Por supuesto, todos los hábitos de vida saludable van a repercutir de manera favorable en nuestra salud visual, como beber abundante agua, llevar una dieta saludable, evitar tóxicos o descansar bien por la noche, y por supuesto, acudir a su oftalmólogo regularmente para revisarse.